Cómic: ‘Ventiladores Clyde’ de Seth

Siempre me ha parecido que los cómics se leen demasiado rápido. El esfuerzo de dibujarlos no se recompensa con el tiempo invertido por el lector. Por eso siempre me ha parecido difícil encontrar un cómic “lento”. Impresión que sí obtuve con La vida es buena si no te rindes de Seth, y que he vuelto a tener, en menor medida, con Ventiladores Clyde, del mismo autor.

Cuando compré Ventiladores Clyde me advirtieron de que es un cómic “para cortarse las venas”. Quizá no es para tanto. El libro narra la historia de dos hermanos: uno de ellos, sociable y hábil, regenta el comercio familiar de ventiladores. El segundo, retraído e inestable, asume un puesto de vendedor en la empresa sin demasiadas expectativas de éxito y con el temor a decepcionar a su hermano.

Pero ¿Es o no es recomendable Ventiladores Clyde? Merece compra y lectura, ofrece disfrute para unas horas y recuerdo con buen sabor de boca. Eso sí, a ritmillo sosegado y lectura contemplativa. Y para evitar depresiones, mejor leerlo en agosto que en diciembre.

Anuncios