Cine de verano: Frankenweenie + Vincent

Antes de explicar nada me gustaría exponer una concepción clasista de la cultura que a menudo me ronda por la cabeza: El arte y los espectáculos tienen que ser muy baratos pero no gratis. ¿Por qué? Porque uno asiste a un evento con ganas de disfrutarlo y la masa de curiosos que simplemente se acerca allí sin ningún interés ni respeto por los demás perjudica a los que realmente quieren ver el evento. Sé que sabéis a lo que me refiero, y si no, aquí va mi última experiencia.

El pasado martes acudí a las sesiones de cine al aire libre Gandules, en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona. Proyectaban dos cortos de Tim Burton: Vincent y Frankenweenie. El primero duraba siete minutos, y gracias a la saturación de gente, no me enteré casi de nada.

En primer lugar, no había suficientes sillas para todo el mundo, y tuvimos que sentarnos en el suelo. Algo que apenas importa de no ser porque ni así se podía ver la película. El continuo flujo de gente que pasaba por allí no se detenía en pensar si molestaba a los espectadores tapando completamente la pantalla. La cuestión es que, en un corto de siete minutos uno no se entera de demasiado si se pasa los tres primeros esquivando sombras de cabezas.

Y tras la pertinente crítica rabiosa, debo decir que Frankenweenie es un cortometraje fantástico sobre un niño que, al morir su perro, decide resucitarlo siguiendo el argumento de Frankenstein. Una maravilla para los fans de Tim Burton, vamos.

Al final me he enrollado y paso de hablar de Charlie y la fábrica de chocolate. Bueno, resumámoslo en que me encantó (cosas de no haber visto la película antigua).

http://www.revistacinefagia.com/psicotronias026.htm

Anuncios