La vida está bien

Hola, buenos días.

El otro día, mientras Fum vigilaba que ninguna cucaracha se cruzase en nuestro camino, Edgar Cantero me preguntaba si nunca había recibido un premio que mereciese ser rechazado. No, nunca. Supongo que me lo reservo para el premio Nobel, al estilo Sartre. Aunque pensándolo mejor, tras ganar de modo fraudulento el concurso de ilustración de Nou Barris del año pasado, obtuve un par de DVD manga que regalé sin tan siquiera desembalar.

Pero volviendo al principio, el señor Cantero (no lo confundan con el dibujante homónimo, más afamado y afeminado que el que ustedes conocen) y el precoz Fum regresábamos aquel mismo día de Arkham Cómics. Y lo hacíamos con bolsas llenas tras recoger parte del premio que habíamos obtenido hacía un par de meses en el concurso de cómics de Nou Barris.

Y a resumidas cuentas, y para grabar este feliz momento en la memoria internáutica, la cesta de la compra se llenó con:

Mildiu de Lewis Trondheim
Palomar de Beto Hernández
Espera… de Jason
Odio #11 y 12 de Peter Bagge
Diario de Nueva York de Julie Doucet
Carlitos Fax de Albert Monteys
La sonrisa del vampiro de Suehiro Maruo
Cómo convertirse en un hijo de puta de Mauro Entrialgo, Ata y Santi Orue

Me quedan unos 70 euros más. Ahora sólo me falta el tiempo para leer tanto.

La vida está bien si no te rindes, que decía Seth.

Anuncios