Diario de un álbum #1

Vuestra presión social sumada a las palmaditas en la espalda que muchos me habéis dado por el Gagarin #5 está surtiendo su efecto y estoy muy animado con mi recién inaugurado proyecto de álbum.

De momento llevo tres páginas dibujadas, media de la cuarta y la quinta planificada. No sé cómo trabajan los dibujantes “de verdad”, pero yo me niego a planificar la historieta entera antes de ponerme a dibujarla. Creo que si lo hiciese, todo estaría tan encorsetado que ni tendría ganas de empezar. A mí lo que me gusta es pensar página a página como sigue la historia, improvisando conforme a lo que llevo dibujado ya.

Supongo que me es fácil hacerlo así porque la historia que cuento está basada en un par de episodios de mi vida que guardan relación entre sí. Me refiero a que ya conozco el argumento y todos sus detalles y no me es necesario planificar demasiado el guión (Es autobiográfico pero no de lloricas, no sufráis).

Bueno, que como diría Aznar con acento tejano: “Estamos trabajando en ellou”.

Anuncios