Catetismo ilustrado

Se acabó lo que se daba. Ya he vuelto de un par de países mucho más civilizados que el nuestro para abrazar de nuevo la cruda realidad.

Del primero me he llevado cierta impresión de catetismo y un sentimiento de admiración algo vergonzoso. Del segundo me he traído la mochila cargada de cómics y unos envoltorios de terrones de azúcar que quería enseñaros.

En cuanto a los tebeos, he adquirido gafapastismo en cantidades industriales (como el ensayo de Mahler al que pertenece la viñeta de arriba) en dos bonitas tiendas, la primera de las cuales me hizo mucha gracia encontrar “físicamente”.

Aunque quizá lo mejor ha sido encontrar por casualidad un fetiche que llevaba algún tiempo buscando: el número 33 de la revista Lapin, en el que publicaron en Francia esta historieta de Miguel B. Núñez.

Nadie dijo que los lectores de cómics fuesen gente normal.

—————————————–
Actualización: ¡Se me olvidaba esto!

Anuncios