¿Cómo descubrí el cómic autobiográfico? Una postal adolescente



Cumpliré la amenaza vertida aquí hace un par de días: ¡Hoy empieza
mi serie de posts sobre el cómic autobiográfico! [aplausos]

¿Y esto a qué viene? Os lo diré: Hace un tiempo que me estoy plantenado dejarlo. El cómic no, sólo el género autobiográfico. Pero ya llegaremos a eso. Empezemos por el principio.

¿Cómo descubrí el cómic autobiográfico?

Mi niñez huele a cómics baratos de la escuela Bruguera y a álbumes franceses de Goscinny & Uderzo. Mi pubertad, a malas ediciones de
Masamune Shirow y Rumiko Takahashi.

En mi adolescencia pura y dura no hay rastro de los cómics. Afortunadamente, pronto descubrí que la vida está ahí fuera y tuve otras muchas cosas sobre las que cavilar y elaborar teorías ¿No echáis de menos ese falso sentimiento de incomprensión que nos regala la edad del pavo? Ah, no, que yo tampoco.

Pero al grano: Los cómics volvieron cerca de los 20 ¿Cómo? De la mano de Odio de Peter Bagge, que fue, es y siempre será uno de los motivos por los que dibujo cómics.

Mi edición del número 1 de Odio es de 1995, pero juraría que cayó en mis manos sobre 1998 o 1999. Este cómic me demostró que no sólo se puede dibujar la vida cotidiana de un tipo cualquiera, incluso la de alguien considerado un “perdedor”, sino que es mucho más divertido e inspirador que las historietas protagonizadas por supuestos héroes.

Este descubrimiento se convirtió en revelación con la lectura del cómic autobiográfico Mis problemas con las mujeres de Robert Crumb. también conocido como Dios.

Crumb añadió el escalón definitivo: dibuja sobre lo que quieras como quieras, muestra tus perversiones y tus fobias, explica tus viajes lisérgicos, subvierte los cimientos de todo lo que encuentres. Y sobre todo, diviértete y divierte haciéndolo.

No sé si he respondido bien a mi propia pregunta :-/

—————-
La semana que viene más sobre cómic autobiográfico y menos sobre mí en “¿Por qué dibujo comic autobiográfico?”

Anuncios

5 comentarios en “¿Cómo descubrí el cómic autobiográfico? Una postal adolescente

  1. jejeje buen repaso a tu vida de fan.

    ¿Pero consideras Odio un cómic autobiográfico? yo diría que no lo se trata de la vida de Peter Bagge. Sea como sea, un gran tebeo.

    Me gusta

  2. No, no, ya sé que no es autobiográfico. Inentaba explicar una progresión.

    Odio me enseñó que se puede hablar de alguien que podría ser cualquiera, y Crumb que ese cualquiera puedes ser tú mismo.

    Claro que, cronológicamente la progresión es inversa, pero mi llegadas a esas lecturas fue así :-/

    Me gusta

  3. Peter Bagge y Robert Crumb, son referentes comunes, por lo que veo. Crumb es la genialidad hecha carne, y Bagge es un monstruo contando historias.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.