Max y el dibujo amable

La imagen está colgada en el blog de Max (espero que no se enfade).

Leyendo este completísimo post sobre la exposición ‘Panóptica’ de Max me consoló mucho, muchísimo, leer algo con lo que he venido cargando como dibujante desde hace más o menos un año.

Copio pregunta y respuesta (un poco editadas) de la entrevista, y luego sigo:

Zona Negativa: Siempre ha estado muy presente en tu grafismo cierta agradabilidad formal, algo que contrasta con tu interés por algunos aspectos más dramáticos de la existencia humana, como la muerte y la sinrazón. 

Max:
Sí, soy consciente de que mi estilo gráfico es amable y de que entra muy bien por la vista y eso no es buscado, es como me sale. Envidio muchísimo a los dibujantes salvajes, y a mí me gustaría ser mucho más salvaje de lo que soy gráficamente. Hay momentos en que me gustaría ser capaz de dibujar como Gary Panter. No sé por qué pero cada uno tiene lo que tiene y ya está, no llega más allá. Ahí está uno de mis límites, con el paso de los años los vas encontrando y vas decidiendo si tienes capacidad de sobrepasarlos o no. No me voy a romper los cuernos intentando hacer algo artificioso que no me sale natural. Seguramente tiene mucho que ver lo que comenta Jordi Costa en su texto para la exposición, que yo soy mitad Lovecraft, mitad Disney. Puede que mi mitad Lovecraft sea la de la temática, y la Disney, la del grafismo.”

Dios me libre de compararme con Max, pero desde hace un año aproximadamente me di cuenta de que mi estilo de dibujo siempre funcionó bien en los cómics, pero que no estaba igual de contento con los resultados que obtenía en la ilustración. Así que me esforcé en ser menos amable, menos gracioso, menos ‘cartoon’.

(Mmm… buen intento, pero nada terrorífico).

Cubierta Gagarin #9

Y en cierto modo sí estoy cambiando de estilo, pero también (y en parte gracias a la lectura de ‘Espiasueños‘ de Max) me he dado cuenta de que hay autores capaces de integrar cosas tan dispares como la escuela Bruguera con Pieter el Viejo; y que no se puede fingir un estilo adquirido tras una vida entera de estímulos y referentes visuales propios.

(Vamos mejorando, Ferran).

Devil's Trill

En fin, a veces pienso que me gustaría ser tan salvaje como Martín López Lam, pero mi cuerpo me pide ser Luc Melanson, cosa que por otro lado, está genial.

Anuncios

5 comentarios en “Max y el dibujo amable

  1. que curiós, si que es cert que fa temps que et preocupa ser massa amable…
    Trobar que la gent que admires ha passat pels mateixos problemes i que ha tingut els mateixos dubtes que tu, segur que et reconforta. De totes maneres jo penso que es molt mes efectiu ser salvatge vestit de núvol rosa que de Drac.El que fas està molt bé, i no cal que t'ho digui. Una abraçada Ferran!!

    Me gusta

  2. ¡Ja! Ferran, ¡felicidades por la reflexión! Tío, no sé, pero esto que comentas se me ha pasado mucho por la cabeza. Es decir, yo estoy haciendo ahora un curso de ilustración y me da la sensación que mi “estilo” es muy cómic, muy poco “ilustrador”. Me comparo con los demás, y me da la sensación que mis referentes pesan tanto que a veces me empeño en querer hacer algo más “gráfico”, más “visual”, más resultón pero no sé si vale la pena el esfuerzo… Luego está el tema del color, que para mí es “El Problema”…

    Gallardo en este tema es todo un ejemplo a estudiar de cómo se pasa de la línea “sucia” a ser ilustrador “amable” para libros infantiles.

    Me gusta

  3. Ei Alberto. Bueno, si te sirve de algo, creo que poco a poco se puede conseguir algo intermedio. Por ejemplo, ahora estoy dibujando un cómic en el que sin proponérmelo tengo ganas de hacer viñetas grandes y más complejas visualmente, y supongo que tiene que ver con que ahora estoy más metido en la ilustración. Y al revés, creo que se puede llegar a hacer ilustración de influencia cómic sin que desmerezca el resultado. En fin, tenemos que conversar esto con unas cañas 🙂

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.