Palestina: Cuaderno de viaje ilustrado (parte 1)

Ahora que la ONU ha reconocido a Palestina como Estado y con los enfrentamientos en Gaza coleando, creo que ha llegado el momento de escanear el cuaderno de viaje que dibujé el pasado mayo cuando estuve allí. Lo acompaño con algunas explicaciones adicionales al final del post.

ENG: Due to the UN’s recent recognition of Palestine as a State and the Gaza confrontations of recent weeks, I think it is a good moment to scan the travel sketchbook that I drew there past May. Each drawing is translated below, sorry for not translating the final explanations included at the end of the post.

Jerusalem. Palestine Sketchbook #1

Palestine Sketchbook #2

1. In one of his visits, Luca asked: Why don’t you come to Palestine?
2. It’s in Ahmadineyad hands now… 
So overcoming the fear of an Israel-Iran war, Sergi and I went to the Holy Land!

Tel-Aviv airport. Palestine Sketchbook #3

1. Just landing in Israel the security staff lead me to a little room and ask me if my last name ‘Abad’ is Arabic. The Israeli hospitality starts in the airport!
2. At dawn we leave the airport and go to Ramallah, where Luca lives.
(Jewish settlements on the top of the hills)

Ramallah and the wall. Palestine Sketchbook #4

1. Ramallah is a pretty ugly city, but it is the headquarters of the Palestinian National Authority and many aid workers live there.
2. Next morning we go to Jerusalem. On the way, we see the wall.

Qalandia checkpoint. Palestine Sketchbook #5


Qalandia’s checkpoint. Very narrow path, queue of Palestinians waiting, metal detector, Israeli guard booths… You can call this ‘humiliate the enemy’.

Notas sobre viajar a Israel, el muro y los checkpoints


Mi amigo Sergi y yo compramos los billetes para visitar a Luca en febrero. Por aquella época, la prensa vaticinaba que Israel atacaría Irán en primavera, coincidiendo con nuestra visita. Para comprobar si se mascaba cierta tensión en el ambiente escribimos a Luca preguntándole si el lugar era seguro, a lo que respondió “Estoy tomando un caffé frapuccino en una terraza y hay larguísimas colas de rusos asándose al sol de invierno. El riesgo de violencia directa, de esa que ataca a la piel es limitadísimo, lo suficientemente bajo como para que una mujer en silla de ruedas se arriesgue a venir. Dicho esto, por supuesto que hay un conflicto. Pero es un conflicto estructural. Es una ocupación militar. El riesgo de violencia es emocional”.

Llegada la fecha, Luca nos dio algunas instrucciones para poder entrar en Israel, dado que los controles de seguridad son muy estrictos. Las indicaciones se resumían en “no venís a visitar a nadie, sois turistas y solo os moveréis por territorio israelí”. Parecen fáciles de entender y repetir, pero lo cierto es que ni Sergi ni yo somos buenos con las mentiras, de modo que nos pusimos bastante tensos. En mi caso, me interrogaron doblemente antes de cruzar el control de seguridad porque el nombre de mi padre, Ángel, y el apellido de mi madre, Abad, les sonaban a árabes. La mujer que me preguntaba solo pareció relajarse cuando le expliqué que un abad es un monje cristiano. ‘Ah, are you christian?’ preguntó aliviada.

Luca nos había mandado un taxista a recogernos, ya que solo algunos pueden cruzar el muro para transportar a gente de Cisjordania a Israel. Por algún extraño motivo, será que era de noche, no vimos el muro de camino a Ramala, aunque sí pasamos un control con soldados armados que nos iluminaban con linternas. Muy acogedor.

A la mañana siguiente Luca nos llevó a visitar Jerusalén, por lo que debíamos salir de Cisjordania de nuevo. El checkpoint de Qalandia que he intentado dibujar es terrible. Los palestinos pasan horas allí dentro para cruzar, y solo puedo decir que el trato es el mismo que debe sentir el ganado hacinado en una granja.

Más sobre el cuaderno de viaje ilustrado

Anuncios

3 comentarios en “Palestina: Cuaderno de viaje ilustrado (parte 1)

  1. Gràcies per fer que els que hem estat algun cop allí hi tornem per uns instants… Visca Palestina lliure!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.