Martín López Lam – ‘Parte de todo esto’

Mi amigo Martín López Lam acaba de publicar ‘Parte de todo esto‘ (Edicions De Ponent). He leído el cómic un par de veces, una cuando estaba en proceso y otra ahora, recién editado. Como tomé unas cuantas notas para hablar sobre él en la presentación en Fatbottom Books, las he ordenado y pasado a limpio para compartirlas en el blog a modo de crítica parcial. Ahí van:

Del Martín dibujante al narrador

Me falla la memoria, pero creo que la primera vez que leí algo de Martín López Lam fue en Argh, revista en la que ambos colaboramos. Poniendo sus páginas junto a las de otros como Jorge Parras y Félix Díaz, siempre llenas de humor desquiciado, las de Martín eran más oscuras y densas, tanto temática como gráficamente. Como si tuviese la necesidad de volcar en un par de páginas todo su universo personal de diablos, mujeres, violencia y sudor.

Años después, cuando Martín me contó que estaba dibujando una novela gráfica imaginé que publicaría alguna salvajada espectacular llena de dobles páginas y mucha bilis. Y sí, ‘Parte de todo esto’ es un cómic saturado de tinta negra y detallismo en el dibujo, pero me sorprendió agradablemente que sea un cómic centrado en explicar historias. Historias complejas bien construidas y personajes psicológicamente trabajados.

Lima, mujeres y pasado

Parte de todo esto‘ reúne cuatro relatos independientes de una extensión que oscila entre las 20 y las 100 páginas. Aunque no hay un nexo de unión argumental, uno se da cuenta de que ciertos temas atraviesan el libro de manera omnipresente. Personalmente he identificado tres:

1. Lima como espacio mental

Martín nació en Lima en 1981, y aunque ya hace unos 10 años que vive en Valencia, ‘Parte de todo esto’ contiene mucho de homenaje agridulce a su ciudad natal. El 90% de la historia transcurre allí y aunque se transmite cierta nostalgia, los protagonistas se refieren a ella con expresiones como ‘Abandoné Lima con la sensación de aquel que abandona un cuerpo enfermo a su suerte”.

Por eso da la impresión que la Lima de Martín no es tanto un lugar físico como biográfico. Más que a Lima como ciudad, hace referencia a pequeños ‘reinos’ delimitados por avenidas. Microcosmos que incluso pueden tomar la forma de mujer: ‘Lima era Ana. O mejor, más justo, Ana era la extensión física de Lima’, explica el protagonista de la cuarta historia.

2. La adolescencia, la amistad y el despertar sexual

El trabajo como ilustrador de Martín está repleto de sexualidad y mujeres, por lo que es normal que ‘Parte de todo esto’ transmita fascinación por lo femenino. Sutilmente al principio, pero creciendo en intensidad a lo largo del libro, la historia desemboca en unas páginas espectaculares que son toda una oda a la naturaleza y al sexo.

En los capítulos centrados en la adolescencia, el cómic está impregnado de hormonas, camaradería y enamoramientos furtivos. Cerca del final del libro el protagonista reflexiona así sobre su pandilla “Por eso éramos amigos, por la necesidad de meterla en caliente y poder reírnos en los periodos de inactividad sexual”.

3. El peso del pasado

Martín niega que el cómic sea autobiográfico, o más bien le resta importancia, pero el peso del pasado en los protagonistas (sean de ficción o no) es muy marcado en las dos últimas historias. No tanto porque el libro explicite algunos recuerdos, sino porque la personalidad de los protagonistas siempre parece determinada por lo que ocurrió años atrás. ‘Parte de todo esto’ no es esencialmente un libro de recuerdos, sino que trata a los personajes desde la complejidad de su historia. El tiempo como formador de carácter.

Echadle un vistazo a las propias reflexiones de Martín en su blog, donde también podéis ver un preview de unas cuantas páginas. Es un cómic complejo gráfica y narrativamente, pero poco más puedo añadir ¡A vuestras librerías, muchachos!

Anuncios