La fotografía después de la fotografía

“Hace unos años hacer una foto era un acto solemne reservado a unas ocasiones privilegiadas; hoy disparar la cámara es un gesto tan banal como rascarse una oreja. La fotografía se ha vuelto ubicua. 

(…) En la cúspide de esta ubicuidad, la imagen establece nuevas reglas con lo real. Hoy tomar una foto ya no implica tanto un registro de un acontecimiento como una parte sustancial del mismo acontecimiento. Acontecimiento y registro fotográfico se funden. 

(…) Hoy quienes más fotos hacen ya no son los adultos, sino los jóvenes y los adolescentes. Y las fotos que hacen no se conciben como ‘documentos’, sino como ‘divertimentos’, como explosiones vitales de autoafirmación; ya no celebran la familia ni las vacaciones sino las salas de fiesta y los espacios de entretenimiento. 

(…) Las fotos que los adolescentes intercambian de modo compulsivo recorren un amplio espectro de códigos de relación, desde simples gestos salutatorios reclamando la atención de un interlocutor hasta expresiones más sofisticadas que traducen afecto, simpatía, cordialidad, encanto o seducción. Transmitir y compartir fotos funciona así como un nuevo sistema de comunicación social, como un ritual de comportamiento que queda igualmente sujeto a particulares normas de etiqueta y cortesía.”

Joan Fontcuberta: ‘La cámara de Pandora. La fotografí@ después de la fotografía’

La imagen de esta entrada es de Cristina Llanos, a quien descubrí en los fanzines de Martín López Lam. Forma parte de su serie ‘Broadcast Yourself!‘, que trata sobre la relación de la adolescencia con las nuevas tecnologías y los cambios que implica en la percepción de la identidad y la intimidad. Incrusto el catálogo del proyecto abajo.

Anuncios

Un comentario en “La fotografía después de la fotografía

Los comentarios están cerrados.