Paral·lel Accelerat: Vinilos, serigrafías y el encuentro presencial

Paral·lel Accelerat serigrafía

Paral·lel Accelerat es uno de esos proyectos en los que aprendes que las cosas más simples no sólo son las más divertidas, sino las que mejor funcionan. La idea inicial, surgida de unos tuits allá por 2011, era crear un grupo musical falso que nos diese una excusa para diseñar su imagen gráfica y fantasear con una identidad ficticia. La propuesta, sin embargo, era colectiva y abierta a cualquiera. Se trataba de democratizar el concepto de lo que es o debe ser un conjunto musical y relativizar la figura idealizada del músico de rock.

Las redes sociales hicieron el resto y pronto más de una decena de personas se interesaron en participar del proyecto, hasta el punto que lo que sólo era un juego, se transformó en algo que a efectos prácticos era un grupo musical. Los participantes enviaron fotografías, textos, fragmentos musicales, votaron el nombre y las melodías. La inmensa mayoría de sus miembros no se conocía entre sí, y sólo un par de ellos coincidieron físicamente para trabajar en ello. Pero gracias al impulso de todos y puede que con algo de suerte, Paral·lel Accelerat editó una maqueta que sonó en la radio, hicimos un par de entrevistas, pasamos a formar parte de la Fundación Robo y de ahí tocamos en directo en la sala Apolo de Barcelona y se nos mencionó en distintos medios de comunicación.

Pasados más de cuatro años de todo aquello, los astros se alinearon para que los componentes de Paral·lel Accelerat nos encontrásemos por primera vez en persona y celebrásemos el proyecto fuera de Internet. Paral·lel Accelerat se cerró el pasado viernes 19 con una micro-edición en vinilo impresa artesanalmente por Vinyl Boutique, que serigrafiamos y personalizamos allí mismo con los diseños y la ayuda de Jan Barceló.

Estas son algunas de las fotos de la reunión-talller, que tuvo lugar en Visions Barcelona, a los que damos las gracias por las inmensas facilidades para el evento.

Iremos subiendo todo el histórico del proyecto en http://parallelaccelerat.tumblr.com.

Paral·lel Accelerat serigrafía

Paral·lel Accelerat serigrafía

Paral·lel Accelerat serigrafía

Paral·lel Accelerat serigrafía

Paral·lel Accelerat serigrafía

Paral·lel Accelerat serigrafía

Paral·lel Accelerat serigrafía

Paral·lel Accelerat serigrafía

Paral·lel Accelerat serigrafía

Anuncios

¿Qué significa Proun?

Hace unas semanas puse a la venta mi nuevo fanzine Proun, que trata sobre temas relacionados con el arte, la tecnología y el cambio social. Consta de tres ensayos breves escritos por mí e ilustrados con collages digitales de Pere Saguer, en los que ya profundizaré en otro post. Dejadme avanzaros simplemente que tratan sobre el retoque fotográfico y sus efectos sobre cómo interpretamos las imágenes, la realidad aumentada y el activismo, y la irrupción del ‘product placement’ en videoclips musicales.

Fanzine Proun arte y cultura digital

En este post simplemente quiero responder una pregunta que he recibido estos días: ¿Qué significa Proun?

Proun no tiene un significado propio, es un acrónimo de ‘PROiekt Utverjdénia Nóvogo’, o ‘Proyecto para la Afirmación de lo Nuevo’. Cuando le daba vueltas a qué nombre ponerle al nuevo fanzine me acerqué a la exposición sobre El Lissitzky en La Pedrera en otoño de 2014, y allí lo encontré. Los ‘proun’ eran composiciones geométricas y abstractas, mezcla de arquitectura y pintura, con las que Lissitzky quería ejemplificar que “el artista ha pasado de ser un reproductor a constructor de un nuevo universo de objetos”.

Tengo especial devoción por lo soviético y en concreto por las vanguardias rusas de los años inmediatamente posteriores a la revolución de octubre. Proun encaja con el fanzine por esa concepción de la técnica como herramienta social y cierto optimismo en lo político. También mantiene coherencia con lo ruso de mi fanzine más longevo –Gagarin– y el que publiqué hace unos años sobre el matemático Gregori Perelman. Y aunque esta explicación suena algo pedante, los proun son bonitos, así que la próxima vez puedo limitarme a explicar esto. Os dejo algunos de ellos en este post, los he extraído de Monoskop.

El Lissitzky Proun El Lissitzky Proun El Lissitzky Proun El Lissitzky Proun El Lissitzky Proun El Lissitzky Proun El Lissitzky Proun

Arte y comunidad, el nacimiento de ‘lo bohemio’

Featured image

“En el mundo griego, la manifestación de lo divino estaba en las esculturas y en los templos, era en la gran escultura donde lo divino se representaba visiblemente en figuras humanas moldeadas por manos humanas.

(…) El arte cristiano de Occidente se justificaba en una unión última con todo el mundo de su entorno, realizaba una integración evidente de la comunidad, la Iglesia y la sociedad, por un lado, y con la autocomprensión del artista creador, por otro.

Pero nuestro problema es precisamente que esa integración ha dejado de ser evidente y, con ello, la autocomprensión colectiva del artista ya no existe (y no existe ya en el siglo XIX). Ya entonces comenzaron los grandes artistas a sentirse más o menos desarraigados en una sociedad que se estaba industrializando y comercializando, con lo que el artista encontró confirmada en su propio destino bohemio la vieja reputación de vagabundos de los antiguos juglares.

En el siglo XIX, todo artista vivía en la conciencia de que la comunicación entre él y los hombres para los que creaba había dejado de ser algo evidente. El artista del siglo XIX no está en una comunidad, sino que se crea su propia comunidad con todo el pluralismo que corresponde a la situación y con todas las exageradas expectativas que necesariamente se generan cuando se tienen que combinar la admisión del pluralismo con la pretensión de que la forma y el mensaje de la creación propia son los únicos verdaderos.

Esta es, de hecho, la conciencia mesiánica del artista del siglo XIX, que se siente como una especie de ‘nuevo redentor’ (Immermann) en su proclama a la humanidad: trae un nuevo mensaje de reconciliación, y paga con su marginación social el precio de esta proclama, siendo un artista ya sólo para el arte.”

Hans‐Georg Gadamer en ‘La actualidad de lo bello’
Pintura: ‘La vida bohemia’ de Alfred Pagès.